lunes, 15 de octubre de 2007

Forrahue, a 95 años de la Matanza

(06.10.2008: Ver actualización >>>AQUÍ<<<. Incluye fotografías de la época)

Un 19 de octubre de 1912, a eso de las 5 y media de la mañana, salió desde Osorno un contingente compuesto por unos 45 carabineros y guardianes, al mando del mayor Julio Frías, rumbo al sector denominado Forrahue, ubicado a unos 15 Km. al oeste de dicha ciudad. Junto con los funcionarios policiales iba un periodista del periódico osornino “El Progreso” (de tendencia liberal) y el preceptor judicial Guillermo Soriano encargado de fiscalizar el desalojo de un grupo de familias Mapuche, “ocupantes ilegales” de los terrenos del llamado Fundo Forrahue. Dicha orden de desalojo fue dictaminada a favor del particular Atanasio Burgos Villalobos quien, habiendo agotado todos los medios judiciales y extra-judiciales para legitimar la propiedad de los terrenos adquiridos fraudulentamente por su padre, logró obtener una sentencia judicial para expulsar a los Mapuche de las tierras que ancestralmente habían habitado.

Por esos días el Apo Ülmen Nailef, de la jurisdicción de Rahue, se encontraba en Santiago haciendo todas las gestiones posibles con las autoridades chilenas para evitar el desalojo. Importante es mencionar que Atanasio Burgos había amenazado con sacarle la cabeza al Cacique (y patearla), si éste presentaba el caso a las autoridades de la capital chilena. Lógicamente, Nailef no se iba a dejar amedrentar por las amenazas de Burgos y, como legitima autoridad tradicional, hizo lo que tenía que hacer. Lamentablemente, las gestiones del Apo Úlmen no impidieron los trágicos sucesos posteriores… pero continuemos con los hechos.

A las siete y media de la mañana, el contingente policial llega a las casas del fundo de Atanasio Burgos. Allí esperaban 25 carretas que acarrearían las pertenencias de los desalojados. Serían esas mismas carretas las que transportarían, más tarde, los cadáveres de aquellos que dieron su vida en la defensa de la tierra.

Del fundo de Burgos salió, nuevamente, el contingente policial rumbo a la sruka de Juan Acum, la primera de 18 casas a ser desalojadas y la más grande. En el trayecto la tensión aumenta con el sonido guerrero de la trutruka, que anuncia un inminente enfrentamiento…

El mayor Frías ordena a algunos hombres adelantarse y explorar el lugar. Los exploradores informan que los weichafü están concentrados en la casa de Acum y que el camino se encuentra bloqueado con grandes troncos. Con un par de yuntas de bueyes logran despejar el camino y acercarse a su objetivo. Frías ordena desmontar a quince hombres y disponerse en formación de tiradores.

La vivienda de Juan Acum se encontraba en el fondo de una ladera y rodeada de “barricadas” para impedir el paso de carabineros. Desgraciadamente estos dos factores facilitaron a la fuerza pública la acción de disparar sus fusiles Mauser, armas letales de gran alcance. La estrategia de defensa Mapuche fue la siguiente: fuera de la casa de Acum se encontraban algunas mujeres y niños provistos de garrotes para un enfrentamiento cuerpo a cuerpo. Era previsible que carabineros trataría de capturarlos y alejarlos de la casa sin una excesiva violencia (sin disparar). Por su parte, la mayor parte de la resistencia se parapetó dentro de la casa esperando la entrada de los efectivos policiales. En total hablamos de unos 25 weichafü dispuestos a resistir el desalojo.

Según el informe del mayor Frías, leído por el Ministro del Interior el 21 de octubre de 1912 en la Cámara del Senado, los Mapunche refugiados en la casa estaban armados de “armas de fuego, otros con palos i horquetas i algunas mujeres con tiestos de agua caliente [sic]”. En el recuento de armas, posterior al desenlace fatal del desalojo, los Mapuche supuestamente tenían “cuatro escopetas, un rifle, siete cuchillos, una lanza antigua, tres machetes, dos hechonas, una hacha, un fierro largo, un martillo i cuarenta i tres garrotes [sic]”. Nos adelantamos un poco. Volvamos a la secuencia de los acontecimientos.

El mayor Frías, una vez leída la orden de desalojo, se acercó a la vivienda para ordenarles a los parapetados ocupantes que salieran del inmueble y que no se resistieran, debido a que cualquier acto de defensa sería inútil y traería fatales consecuencias. La respuesta no podía ser otra: “los indios me contestaban diciéndome que estaban todos dispuestos a morir i que ni siquiera me atreviera siquiera a atacarlos [sic]”. Así estuvo unos diez minutos hasta que dio la orden de desalojar a los “usurpadores”.

Es así como los efectivos policiales se abalanzaron sobre las mujeres y los niños que estaban fuera de la casa para retirarlos de la línea de fuego. Pero las malgen y los pichikeche, resistieron heroicamente logrando herir a algunos carabineros. Al ser detenidas algunas mujeres, salen de la casa dos wentru, los más “fornidos”. A uno de ellos, Francisco Acum, se le vinieron encima tres carabineros. Al respecto el periodista de “El Progreso” escribe: “haciendo un verdadero derroche de fuerza echó a tierra sus contrincantes, en vista de lo cual, se avalanzaron otros tres carabineros, logrando de amarrarlo después de asertarle algunos golpes en diversas partes del cuerpo [sic]”.

Según Frías y el periodista de “El Progreso”, durante la reyerta (supuestamente) se produce un disparo desde el interior de la casa que hiere en el abdomen a un sargento de carabineros de apellido Arias, en el instante preciso que recibía un garrotazo en la cabeza por parte de una malgen. No se ha podido determinar si la bala que hirió a Arias efectivamente salió de un arma disparada por algún Mapunche o fue disparada por otro carabinero en forma accidental (lo más probable). Aparte del sargento Arias, resultaron heridos otros seis carabineros por garrotazos y quemaduras con agua caliente, pero que en la balanza no representaron riesgo vital alguno.

Al ver que la resistencia Mapuche no mermaba, Frías ordena a su tropa hacer la primera descarga al interior de la vivienda. Según el mismo mayor, después de la primera descarga algunos Mapuche, armados, salen de la casa y huyen hacia el monte sin hacer fuego sobre ellos. Esto último es, por lo menos, extraño: si tenían armas para defenderse, ¿Por qué no las emplearon? ¿O es que dichas armas nunca existieron?

Frías ordena una segunda descarga. Gritos desgarradores se escuchan desde el interior de la vivienda. No obstante aquello, es probablemente que hubiera una tercera descarga, tal como afirmaron algunos testigos. Queda en evidencia que el procedimiento realizado por carabineros no corresponde a un desalojo. Lo que aconteció esa mañana fue una inmisericorde ejecución.

Una vez que cesaron los disparos, carabineros hace ingreso a la sruka de Acum. El periodista de “El Progreso” relata:

Sobre aquel sinnúmero de cadáveres y heridos, que habían quedado tendidos en el suelo, lograron después reducirlos, comprobándose que algunos de ellos estaban heridos y, sin embargo luchaban.

La bravura de los indios, es verdaderamente innarrable, pues si una gota de sangre les queda en sus venas, la pierden defendiendo su causa.

El cuadro que presentaba la habitación, repleta de muertos y heridos era desgarrador, horroroso.

La sangre, humeante, aun corría por todas partes
”.

Frías también destacó la valentía Mapuche en la defensa de su tierra, en declaraciones al periódico santiaguino “La Unión” (ligado al partido Conservador), el 30 de octubre de 1912, afirmó:

Y la bravura de la mujer indígena es más grande aún que la de los indios. Hasta los niños! En vez de asustarse de las balas, miraban todo con la mayor impasividad… Ninguno se rindió! Qué raza!

Una descendiente de un testigo cuenta:

Y un viejito Acum estaba escondido en un hoyo de esa casa. Llegaron, dispararon, los mataron. Este viejito se estaba haciendo el muerto y de repente entra un teniente a taparlo, a darle un puntapié y el viejito se levanta con su palo y le planta un palo al teniente. Y en eso el teniente le mete como cuatro o cinco tiros, lo dejó allí mismo al pobrecito”.

Pasado el mediodía carabineros conducía en carreta a los muertos, heridos y prisioneros hacia la casa del usurpador Burgos, donde los heridos habrían recibido las primeras atenciones médicas. Siguieron más desalojos en las casas vecinas sin mayor resistencia por parte de los, una vez más, humillados y pisoteados Mapuche. A eso de las dos y media, la tropa vuelve a Osorno con ocho carretas que llevan prisioneros, heridos, muertos y el dolor de un Pueblo.

Como consecuencia del brutal desalojo, 15 Mapunche perdieron la vida: 8 mujeres y 7 hombres. Entre estos quince weichafü se encontraba un niño de tan sólo 11 años y tres mujeres embarazadas. No olvidemos a los 10 hermanos Mapuche que resultaron heridos en este acto de barbarie.

Me detengo aquí, un momento, para hacer la siguiente pregunta ¿Es sustancialmente distinto el procedimiento irracional, brutal e inhumano de las fuerzas policiales empleado en el desalojo descrito con el procedimiento con el que, actualmente, se realizan sistemáticos allanamientos en comunidades como Temucuicui?

Respecto al número de disparos efectuados aquel 19 de octubre, el Fiscal Militar a cargo de la investigación determinó que se efectuaron de 20 a 25. Sin embargo, tan solo los heridos tenían 24 heridas de bala sin considerar a los 15 Mapuche ejecutados extrajudicialmente. Un periodista del diario santiaguino “La Unión” que visitó Forrahue, con dirigentes de la Sociedad Caupolican (que tuvo una postura vergonzosa frente a los hechos acaecidos), contabilizó un mínimo de 60 disparos. En la edición del 21 de octubre de 1912 del periódico “La Unión” se lee:

Las tablas de la cocina o pieza común donde se concentraron los indios han sido desprendidas o macheteadas en los puntos donde dieron los disparos, precaución tomada por los carabineros para borrar las huellas, según dijeron los indios”.

(Como el lector podrá darse cuenta, por suerte las fuerzas armadas y de orden de este país históricamente han sido tan incompetentes que al momento de borrar los indicios de las innumerables atrocidades que han cometido, siempre dejan más certezas de su actuación.)

Ahondar en los detalles posteriores y las consecuencias de lo que la historia ha llamado “La Matanza de Forrahue” es tarea del lector de estas humildes líneas. Me contento con centrarnos en el ejemplo de valor, resistencia y dignidad de los hermanos y hermanas heridos y asesinados por defender el legado de nuestros ancestros: la tierra. No pretendo hacer de esta humillante y triste derrota una épica y magnánima victoria, como lo ha hecho la historia chilena con el hundimiento de la Esmeralda y la muerte de Arturo Prat. Una derrota es una derrota. Y punto. Claro está, que hay un abismal diferencia entre ser derrotado con la frente en alto y dejarse derrotar. Pero tampoco nos vayamos a los extremos. Si bien el Pueblo-Nación Mapuche ha sido derrotado en muchas ocasiones y de muchas maneras, aún estamos vivos y tenemos muchas batallas que ganar: recuperar nuestra antigua religión, recuperar nuestro territorio ancestral y el respeto por nuestros mayores, hablar nuestro idioma, recuperar el equilibrio biológico de la Ñuke Mapu (los Pueblos Originarios somos la salvación de este planeta y la alternativa al modelo económico, social y cultural imperante), derribar los actuales conceptos de “desarrollo”, “progreso” y “crecimiento”, recuperar un estilo de vida más sano, fortalecer la familia, revitalizar el diálogo y el contacto interpersonal, recuperar la alimentación sana que teníamos, realizar más actividad física, reaprender a disfrutar de las cosas simples, y… que sé yo.

De todas las batallas que nos quedan, tenemos que empezar por la más difícil: por la interna, la del día a día. Creo que cada Mapunche está conciente de “esa” lucha interior que tiene que ganar, así que nada más diré (escribiré) al respecto.

No debemos olvidar ejemplos de lucha y dignidad como el de los peñi y lamüen ejecutados en Forrahue o el del weche Alex Lemun Saavedra, también ejecutado extrajudicialmente por carabineros de Chile teniendo sólo 17 años de edad.

No debemos parar en la búsqueda de justicia.
“Por cada Mapuche caído, diez más nos levantamos”



Fuentes:
Para escribir este remedo de ensayo me basé en la Tesis para optar al grado de Licenciado en Antropología “La Matanza de Forrahue y la Ocupación de las Tierras Huilliche” de Jorge Vergara del Solar, Universidad Austral de Chile. Valdivia, 1991. De esta tesis extraje algunas citas textuales, específicamente del capítulo IX, págs. 107 – 151.
Léxico:
Apo Ülmen: Cacique, máxima autoridad no militar de la organización político-judicial Mapuche en el territorio de la FütaWilliMapu (Gran Territorio Mapuche del Sur).
Lamüen: hermana (visto por el hombre); hermano, hermana (visto por la mujer).
Malgen: mujer
Mapunche: antigua denominación de identidad, de pertenencia al Pueblo Mapuche (mi laku, abuelo paterno, la empleaba).
Ñuke Mapu: Madre Tierra. En un sentido más amplio podría traducirse como “universo” (nótese las cualidades femeninas de esta entidad espiritual).
Peñi: hermano (visto sólo por el hombre).
Pichikeche: niños, “literalmente” “gente pequeña”.
Sruka (Ruka): casa
Trutruka: instrumento de viento construido con un colihue hueco, de 1,5 a 2 metros de longitud, y un cuerno de vacuno dispuesto en un extremo como amplificador de sonido (antiguamente era un trenzado vegetal). Uso ritual y bélico.
Weche: joven, “literalmente” “gente o persona nueva”
Weichafü: guerrero/a. Weichan: (verbo) luchar, batallar; -fü, -fe: morfema que indica la persona (no gramatical) que realiza la acción contenida en el verbo. Por tanto, una traducción más “literal” es “aquel que lucha”.
Wentru: hombre

17 comentarios:

  1. Que buena página esta.
    Saludos!
    Ramiro Railef.

    ResponderEliminar
  2. es desgarrador leer lo que sucedio en forrahue pero tambien podemos decir que es un ejemplo de fortaleza y valentia de nuestros hermanos. Ojala la gente que no se ha autoidentificado como mapuche pueda leer esta pagina y darse cuenta que somos un pueblo de mucho newen. En memoria de nuestros hermanos caidos levantemosnos con fuerza y utilizemos nuestro kimun para defender nuestro pueblo que nunca mas se cometan esos abusos y que de una vez por todas estos winkas nos devuelvan lo que nos pertenece, nuestras tierras, nuestra dignidad, nuestro reconocimiento.

    ResponderEliminar
  3. Estoy muy agradecido por los comentarios... lo que intento es aportar a que nuestra historia Mapuche en el territorio llamado Williche sea una fuente de inspiración y, por qué no decirlo, sea una plataforma hacia la recuperación de la dignidad.

    Hay una versión actualizada de este seudo-artículo: http://millalikan.blogspot.com/2008/10/forrahue-96-aos-de-la-matanza.html
    espero este año agrgar más detalles.

    ResponderEliminar
  4. Cuanta historia no conocida,matanzas que hieren nuestra dignidad....grande nuestros mapuches..a romper la burbuja para aprender de nuestra verdadera historia. lo cual a nuestros politiqueros no les intereza..

    h cuevas.

    ResponderEliminar
  5. N0 daré mi nombre pero no temo en dar mis argumentos, soy tataranieto de Atanasio Burgos Villalobos, soy del sur de Chile y no conocía la historia de mi tatarabuelo hasta hace algunos años atrás cuando mis abuelos me mostraron una historia de Chile donde salia la historia, tengo 17 años y puedo decir que nunca es bueno generalizar, solo cuentan la parte "aguerrida" y entrañable de la historia, los mapuches fueron un pueblo que le dio muchas enseñanzas de coraje y protección a nuestro país pero no podemos olvida que no fue fue nuestro único pueblo, que queda de los onas que alimentaban a sus hijos con restos de lobo marino que usaban para sacarle el aceite y poder usarlo como un calorífico? eso no es valor? hablen por hablar, quien dice que esas tierras no fueron vendidas a Atanasio burgos?porque los mapuches de la época invaden un territorio que ya no les pertenecía? alguna vez la tierra fue de ellos, así como las cosas igual han sido de nosotros pero luego se van y no hay derecho a devolución, eso es lo que paso en esta situación, Atanasio no es un asesino, mando a desalojar a los antisociales que invadían propiedad privada y sus súbditos fueron los que arreglaron el desenlace para poder ensuciar su nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo 17 años vivo muy allegada a la comunidad de Forrahue y como tataranieta de un personaje mapuche muy reconocido en ese tiempo porque fue quien asesino a atanasio burgos villalobos ya que si no lo hacia, atanasio lo hubiera matado a el todo para quitarle la tierra tal como lo iso con la demás gente mapuche de Forrahue...
      En su casa la cual era muy grande tenia un calabozo donde dejaba a los mapuches que no querían servirle como esclavos para torturarlos estos podían gritar todo lo que pudieran pero nadie los escuchaba, hombres mujeres y niños encerrados días semanas hasta meses aguantando hambre sed torturas y dolor hasta que los que no obedecían terminaban muriendo a los cuales los terminaba botando en el río para que se los llevara.
      Todo ocurrió cuando atanasio burgos se puso su manta, ensillo su caballo y salio de su casa para ir a visitar a Acum para conversar, Acum sabia que atanasio no iba con buenas intenciones así que tomo su escopeta y se escondió en su casa, Acum tenia un perrito en su casa el cual en un descuido salio a ladrarle al caballo de burgos haciendo que este casi se callera, burgos no tolero esto y metio su mano debajo de la manta, saco su escopeta y le disparo al perrito matándolo instantáneamente Acum al ver esto saco su escopeta le apunto y le disparo a burgos, el cual le dijo con estas palabras Me Cagaste Wn... y se fue mal herido falleciendo después en su casa.
      (Y con todo eso que paso algunos siguen diciendo que burgos no era un asesino)

      Eliminar
    2. saben no sale informacion de personaje anastasio burgos , quisiera saber si ustedes me darian informacion por que soy tataranieto de el administrador de anastasio y quisiera saber el origen de este personaje y el administrador en este caso my tataraabuelo grasias por su coperacion ..urgente respuesta igual soy indigena.

      Eliminar
  6. A ver. Creo que debe informarse un poco mejor y revisar algunos puntos.

    Efectivamente el Pueblo Mapuche no era el único pueblo/nación presente en lo que hoy llaman "Chile". Muchos pueblos valerosos, de conocimientos y costumbres desdeñadas fueron exterminados tanto por españoles como por chilenos. Este espacio es sólo para el Pueblo Mapuche, específicamente, el territorio Williche. En este territorio no habían selkam ("onas" como les llama usted).

    Efectivamente hubo una compra/venta e inscripción fraudulentas de un retazo de tierra perteneciente a un título comunitario (Título de Comisario, Forrahue, 1827) al padre de Atanasio Burgos. Como usted sabrá un titulo comunitario no puede ser vendido en su totalidad por un sólo miembro de dicha "comunidad". Dicho señor (el padre de Atanasio Burgos) basándose en esa compra fraudulenta (pues el pago fue irrisorio, los límites no estaba bien definidos, el firmante no sabía leer y, además, fue alcoholizado) inscribió (usurpó) el resto de las tierras de dicho título comunitario.

    Posteriormente, Atanasio quiso reivindicar dicha inscripción seudolegal y expulsar a las personas que allí vivían (porque las familias nunca se fueron del lugar, siempre vivieron en el llamado Fundo Forrahue, no así los supuestos dueños que se establecieron allí por la fuerza).

    Efectivamente, Atanasio Burgos no asesinó (hasta donde se sabe) a nadie el día del desalojo. Sin embargo, amenazaba constante de muerte a los habitantes del sector incluido el Mapu Ülmen (cacique) Nailef.

    Según entiendo, unos años más tarde tanto Atanasio como su hermano Onofre murieron debido a sus amenazas.

    Por otro lado, si hablamos de propiedad privada, fue Atanasio quien invadió propiedad ajena.

    Mi intención no es ensuciar el nombre de nadie: cada acción habla por sí misma. Tampoco es mi intención atribuirle a usted los "desaciertos" de su ancestro. Es ilógico. Sólo le pido que investigue un poco más y entienda el por qué pasó lo que pasó.

    Si tiene nuevos antecedentes que yo no conozca, favor de comunicarlos por este mismo espacio.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  7. Es necesario conocer la verdadera historia de nuestro pueblo y no tergiversar los acontecimientos y llegar a tratar a mis hermanos de Forrahue como como de " antisociales".
    En aquella época vivía una niña llamada Lorenza Acúm que observó todos los hechos de aquel acto cruel, la que nos relató como fue esta "matanza",( también eramos niños) los que no se me han borrado de la memoria.
    Los "robos legales" no tan solo fue en ese lugar. Un poco mas al Norte de Forrahue también fueron usurpadas tierras de nuestros hermanos por Lupercio Martínez Asenjo quien destruyó e incendió las casas que allí habían, utilizando la famosa frase de ocupantes ilegales.
    Mi objetivo no es de enlodar apersonas ,sino que todos sepan de estas atrocidades.

    ResponderEliminar
  8. Es conveniente que las personas como el tataranieto de Atanasio Burgos puedan conocer a algunos seres que por ambición puedan llegar al asesinato de seres indefensos. No confundir las cosas según nuestra conveniencia, llamando a mis hermanos de antisociales.
    El que escribe esto conoció a una mapuche que presenció este acto cruel, su nombre era doña Lorenza Acum. Nos relato este acontecimiento cuando eramos niños, lo que nunca se me ha borrado de la memoria.
    Otro personaje que también usurpó TIERRA INDIGENA fue Lupercio Martínez Asenjo en un sector cercano a Forrahue. También realizó " robos legales " desalojando violentamente a la comunidad Antiñir a los que se les destruyó e incendió su casas.
    Mi propósito no es de enlodar a ciertas personas sino que estos hechos sean conocido por todos, porque estos actos se siguen cometiendo en la Novena Región.

    ResponderEliminar
  9. a casi cien años de esta atrocidad, una vez más el estado chileno comete abusos a Nuestro Pueblo...¿Hasta cuándo?

    ResponderEliminar
  10. de los daños hechos a los pueblos originarios nadie puede negar su crueldad, llegamos aquí con una cruz y una espada. procurando enseñar, enseñar a temer, a someterse, enseñamos de torturas , abusos, humillación, aquellos que vivieron libres , conocedores de verdades inmensas entregadas por la naturaleza, ellos que fueron dueños y señores de la montaña y el mar dueños en su respeto y amor por cada cosa que esta tierra poseía, señores en la libertad del sabio, del que nada requiere para ser feliz....le robamos todo , les negamos su dignidad, le llamamos naturales para que no se confundieran con los de linaje europeo, podrán algunos intentar tapar el sol con un dedo, pero la vida llama en su momento justa compensación y hoy los pueblos tomando su lugar están, la forma el modo de los originarios es el modo que hoy reclamamos para salvar este planeta......no hay que olvidar, no se debe borrar la memoria, por que entonces estaremos perdidos, ya no estará la guía de los mas sabios ......respeto....

    ResponderEliminar
  11. los mapuches nunca han peleado si no es por sus tierras que es la razón de ser de su existencia.

    ResponderEliminar
  12. Tanta sangre derramada...tanta historia oculta y a veces olvidada...el dolor continúa, la injusticia aún es presente... arriba el pueblo mapuche!!! Arriba la gente del sur!!! Mi historia también fue atravesada por el despojo y la usurpación...por las mujeres Guanel de mi familia de Murrinumu, por mi padre....

    ResponderEliminar
  13. Interesante el texto y los posteos. La historia de Chile sucede casi exclusivamente en Santiago, Valparaíso y el norte, pero no se difunden los hechos ocurridos en nuestra zona. Tenía mis dudas acerca de la muerte de este tal Atanasio Burgos por la razón que pasaré a explicar. Hace años conocí a un caballero de edad avanzada que señalaba ser descendiente de Atanasio. Culpaba de su asesinato a Lupercio Martínez, algo que sería "de conocimiento público" según él. Tanto es así que la gente indicaba que las iniciales LMA que aparecían en la parte superior de su casa, actual museo Surazo, significaban "Lupercio mató a Atanasio". Esas letras fueron eliminadas hace unos años atrás, pero queda en la memoria que estos dos señores no eran de los trigos muy limpios.

    ResponderEliminar
  14. Interesante el texto y los posteos. La historia de Chile sucede casi exclusivamente en Santiago, Valparaíso y el norte, pero no se difunden los hechos ocurridos en nuestra zona. Tenía mis dudas acerca de la muerte de este tal Atanasio Burgos por la razón que pasaré a explicar. Hace años conocí a un caballero de edad avanzada que señalaba ser descendiente de Atanasio. Culpaba de su asesinato a Lupercio Martínez, algo que sería "de conocimiento público" según él. Tanto es así que la gente indicaba que las iniciales LMA que aparecían en la parte superior de su casa, actual museo Surazo, significaban "Lupercio mató a Atanasio". Esas letras fueron eliminadas hace unos años atrás, pero queda en la memoria que estos dos señores no eran de los trigos muy limpios.

    ResponderEliminar
  15. Mi familia aún vive en forrahue... En algunas tierras aún se pueden encontrar cosas hindigenas.. Jarrones de aquella época ... Al momento de cultivar las tierras...

    ResponderEliminar

Videos de YouTube